jueves, 29 de marzo de 2012

Cronicas: Así empiezan muchos.

Mi maldita arrechura.

Recuerdo que la primera vez que nos fuimos a joder a los travestis estábamos en el carro de un amigo, éramos chibolos aun y lo único que hacíamos como hazaña era acercar el auto y picaros, dándonosla de machos y de pendejos era preguntarles cuanto cobraban por sus servicios…”20 soles papito, servicio completo, te la chupo, me cachas rico…” entonces se volteaba el travesti para que podamos acariciar sus nalgas abultadas, duras y redondeadas que se dejaban ver en ese jean rasgadísimo que pareciese haber sido también acariciado por un Wolverine arrechón.

Nos moríamos de risa y de estupor al mismo tiempo tras dar vueltas por las avenidas Arequipa y Petit Thouars desde Santa Beatriz, hasta Miraflores, pasando por Lince y San Isidro al haber visto mas piel de lo pensado, tetas y culos duros y abultados que no eran de verdad, que servían de disfraz a estos hombres que al travestirse se convertían en las divas de la noche, las modelos de pasarela de la calle. Eso fue hace mucho tiempo y ojala todo hubiese quedado allí en risas y estupor, en tocar, insultar e irse, en vacilón, en satisfacer únicamente la curiosidad.



Una noche de viernes cinco años más tarde estábamos en un concierto en el jirón Cailloma en el centro de Lima –calle de putas , trago barato y punk rock- y tras haber bebido nocivas cajas de ron Baccarat y el recién salido Punto “G” decidimos retirarnos caminando por la avenida Wilson ya que el concierto estaba “en muere”, a lo largo de las cuadras de Wilson aledañas a Quilca los travestis se paseaban como perras en celo , en una pasarela aberrante, cruda, bizarra y enfermizamente atractiva y mi “causa” Alonso les gritaba : “cabros de mierda!!!….maricones!!!...pingones de mierda!!!”, y unas cuadras mas allá se acercaba a uno de ellos para agarrarle el culo mientras recibía gustoso las lascivas caricias dentro de la bragueta. Yo en mi borrachera solo los observaba y me parecía increíble cómo podían tener semejantes traseros teniendo una pichula colgándoles por delante.


-Asu broder mira esa webona parece vedette ¿no?
-Culaaaaazo cuñao –me contestaba Piero-
- ¿Tu le meterías la pinga ?
-Puta tío ahorita no pero si no me avisan que es un mariconazo y estoy huascasa fácil ni cuenta y me lo clavo…
-jajajajaja….si pes weon…oe Alonso ven mierda!!!!

Llame a Alonso pues me parecía un poco peligroso estar jodiendo a estos cabros en plena avenida Wilson porque de hecho que por ahí estaban sus cafichos y nos arriesgábamos a que nos roben o nos hagan la cagada.
“Oe ya estamos llegando a la Arequipa, maos pa´lla pes para seguir jodiendo a los cabros” les dije a Piero y Alonso que en su bomba no dudaron en aceptar la propuesta. Si bien las primeras cuadras de la avenida estaban tranquilas llegando al cruce con la avenida Cuba los primeros “traviesos“se dejaban ver. Pasábamos por la avenida apenas iluminada y el llamado típico se dejaba oír desde las sombras…este llamado merece una explicación lingüística que a continuación hago:

En perfecto castellano este llamado vendría a ser el típico y muy usado: “Oye” sin embargo para hacer el trámite mucho mas confidencial el oye se transforma en una especie de estornudo ¿?, me explico…oye se transforma en oche, este deriva en ache –que con el respectivo ademan es un falso y gracioso estornudo- el cual me gusta graficar simplemente como: H!!!...H!!!, quien diría que la muda del abecedario encerraría en su onomatopeya el llamado del travesti presto a brindar placer en las oscuras calles de Lima.


 
Estábamos pues en medio de este lujurioso paraíso rosa y cada uno en distintas direcciones, en un jirón entre la Arequipa y la Petit Thouars andábamos en toquetera tranza con los especímenes de minifalda y escote pronunciado; Alonso conversaba y manoseaba a una de metro ochenta, vestido plateado, cabellera larga de rizos azabaches y curvas muy bien construidas en algún quirófano de mala muerte. Yo preso de mi maldita arrechura, mi embriagues y mi dureza dejaba cómodamente que una rubia al pomo de tetas grandes y duras –recién hechecitas- me manosee los huevos mientras mi mano apretaba sus nalgas y me daba las tarifas oficiales de sus placenteros servicios sexuales y Pierito completamente entregado a la lujuria que hervía en su sangre se agarraba contra la pared a una “Beyonce” de doradas trenzas y culo gigantesco unos metros más allá. Al rato tras retirarnos y por la Arequipa rumbo a nuestro barrio riéndonos de nuestras miserias arrechonas Piero dio el grito en el cielo maldiciendo a la morena que se había entregado a sus brazos cuando se percato que su celular y su billetera habían desaparecido…la calle es una selva de cemento dice la canción.

Al día siguiente con la resaca y los recuerdos de los hechos acontecidos me preguntaba en medio del dolor de cabeza porque carajos habíamos estado tras travestis hechos unos perros con la pinga parada y la lengua afuera, me parecía asqueroso y a la vez cague de risa…me imaginaba si en ese momento alguien podría pasar en carro por tan concurridas avenidas y nos vieran así encima de estos personajes nocturnos en busca de sexo lumpen y grotesco, callejero y oscuro, fetichista y freakie, o sea dejándose de huevadas: estas dejando que un hombre vestido de mujer te chupe la pinga y le tocas el culo, y le tocas las falsísimas tetas y hasta te lo agarras –en el caso de mi broder Pierito- , puta madre!!!, que horrible resaca; sintiéndote asqueroso, dudando de tu sexualidad y pensando que quizás no solo te gustan las mujeres, pensando que te has convertido en un mostazero, y claro dices al final de cuentas que todo fue una locura producto de la borrachera y que quedara ahí en chongo de juerga sin saber que regresaras a esas calles oscuras en busca de lo mismo; solo y mas arrecho que nunca como un autómata ebrio o drogado que usando la verga de detector y brújula se acercara a estas “señoritas” en busca de sucias y peligrosas caricias.

Fueron varias las veces que después de los conciertos o las borracheras al estar en la ruta de las avenidas antes mencionadas terminábamos en la misma locura atrás de Franchescas, Jenifers, Kathiuskas, Solanges, Fiorellas o Stefanis con “sorpresa”, cagándonos de risa de nuestros arrechos logros de el paseo: siendo la máxima hazaña un blow job gratuito o sea una chupada criollamente hablando. Una noche después del cumpleaños de un amigo me retiraba a mi casa a golpe de las tres de la mañana zampadísimo y surgió en mi el deseo y la curiosidad de irme solo a explorar las calles antes recorridas en busca de los personajes de tacones y maquillaje exagerado.
Cruce mi barrio para internarme en Santa Beatriz y atravesé el parque Sucre para salir a la Petit Thouars, y avance unas cuadras para pasar a la Arequipa a la altura de “la esquina de la televisión”, ya había habido coqueteo y toqueteo en el camino hasta que en una callecita oscura me acerque a una espigada figura de vestido corto y blanco que me llamaba, me acerque sin pensar en nada más que en sentir placer sexual y con la pinga más dura y necia que mi conciencia que ahogada por el alcohol no atinaba a hacer nada por mí; llegue a entablar el típico y ya sabido dialogo digno de una escena de Almodóvar:

- Hola preciosa…que rica que estas, ¿Cuánto cobras?
- Hola mi amor 20 soles servicio completo
- Y ¿te comes esta?
- A ver…mmmm uy que rica pinga!!! a ver a ver…


Para esto yo ya tenía la pinga afuera del pantalón erecta en manos de quien me la piropeaba diciendo que estaba chala… ¿? …luego entendí que dicha palabrita se refería a los penes de buen tamaño –modestia aparte-, mientras le agarraba el culo y le besuqueaba el cuello y sus manos corrían mi verga erecta, yo no me percataba de nada mas a mi alrededor, no razonaba ni me imaginaba si quiera si alguien me estaba mirando o si un policía estaba listo para detenernos, solo quería que me chupe la pinga y punto, fue entonces que me dijo: “ven, ven vamos mas allá”. Cruzamos la Arenales hacia el jardín de una casa y en ese momento me arrincono en lo más oscuro del jardín para agacharse y empezar a mamarme salvajemente la pinga mientras yo la tomaba de la larga cabellera y no podía creer lo que hacía… de repente se paro estoica frente a mi mirándome con la arrechura que de seguro yo tenía hirviendo en las pupilas dilatadas por el alcohol y la lujuria ; se volteo y levantándose el vestido me puso el culo contra la pinga diciéndome sin tapujo alguno : clávamela!!!...yo no reaccione y fue “ella” quien me abrió el jean dejándolo caer con el calzoncillo húmedo a la altura de mis rodillas y dilatando su ano con los dedos ensalivados cogió mi verga dura y se la empotro dentro del culo…fue en ese instante donde reaccione y miles de ideas pasaron por mi cabeza mientras su movimiento y sus gemidos hacían que mi apretada verga dentro de “ella” me provoque el mas indeseable placer ; el que hizo que sin razonar la coja de las falsísimas tetas para empujársela violentamente respondiendo a sus gemidos hasta que explote viniéndome dentro de “ella” , en plena calle, en el jardín de una casa x donde de seguro una familia descansaba, a la luz de la luna se despego de mi, limpiose el culo de mi semen diciéndome : “que rico papito” sin yo poder si quiera responder viéndola alejarse risueña y acomodándose el vestido para seguir la faena laboral de aquella noche, aquella noche en que yo a mis 19 años preso de mi arrechura incontenible y mi maldita curiosidad había perdido la virginidad en la calle con un travesti y sin condón que me proteja del infierno que viví en las semanas subsiguientes…sin señalar que dicha gracia también me costo la billetera que con manos de seda me robo quien sabe en qué momento .

Al día siguiente me levante resaqueado y mientras me acordaba de la estupidez cometida veía en el espejo que un chupetón adornaba mi cuello, que asco sentí al reaccionar y decirme a mí mismo que había sido chupeteado, desvirgado y robado por un maldito travesti en una oscura calle de Santa Beatriz. Pero lo peor vino después, tras ducharme y desahuevar mí aturdido cerebro una idea que me hizo tiritar de horror apareció fría, sombría y letal en mi mente: NO HABIA USADO CONDON!!!! ¿Qué había hecho? tirarme a un travesti sin condón sonaba a condena de muerte, a jugarme la vida, es que acaso ¿podía haberme contagiado de VIH?...entre en pánico y me puse muy nervioso , sentí miedo, culpa, terror, me encerré en mi cuarto y me puse a llorar como un niño…renegué de mi, de mi suerte y de mi comportamiento , me dije imbécil, irresponsable, borracho, fumón, arrecho de mierda, no sabía que mas pensar o a quien dirigirme, en esos momentos me hubiera gustado tener fe en Dios.


Me fui a la calle sin rumbo alguno, era domingo y no había mucha gente en la calle; sin pensarlo estaba por Santa Beatriz y como para sentirme peor pase por las calles que había recorrido esa madrugada y pase por esa casa en cuyo jardín me había culeado a ese travesti. No lo soporte y regrese a casa, trate de dormir y no pude. Ya en la noche sentí algo raro al ir al baño el glande me ardía al orinar: YA ME JODI!! , pensé…estoy enfermo…me voy a morir…esa noche me la pase en vela y el asunto empeoro cuando al amanecer me di cuenta que un liquido lechoso y de olor desagradable brotaba de mi pene cada cierto tiempo. No podía decirle nada a mis padres, me moría de vergüenza, fue entonces que decidí volver en la madrugada a aquella calle a buscar al travesti que me había cogido. Era ya casi la medianoche y le dije a mi madre que iría al frente a buscar a mi amigo Cesar, ella extrañada me dijo que me cuide y no tarde, yo me sentía el más asqueroso del mundo. Salí y cruce para ir rumbo a Santa Beatriz, llegue rápidamente al lugar de los hechos pero “ella” no estaba, me reconoció una colega que al verme de seguro con la pinta de palteado me pregunto: “Oye y tu ¿qué haces ah?, el otro día te fuiste para allá con la Fiorela ¿no?, ¿la estas buscando?, ¿qué ha pasado?, cuenta puuuesss!!!", me decía mientras yo la observaba , era chata y de vestido “elegante”, tendría más de treinta años y unos bultos quien sabe de que formaban lo que él quería que fueran sus tetas, rubia al pomo, y exageradamente maquillada me atosigaba de preguntas, a lo que solo atine a decir que efectivamente la buscaba pues me había robado , había robado mi billetera…en verdad había robado más que mi billetera esa noche, me había robado la inocencia, la oportunidad de conocer el sexo con una mujer que me guste , y en el peor de los casos si me había infectado de algo grave me había robado la vida pero no podía decirle todo eso…la “rubia” se rio coquetona e intentando toquetearme diciéndome…”ayyy pues eso te pasa por arrecho…" y tenía razón…por arrecho.

Habían pasado tres días y el insomnio y la angustia me volvían loco, sin mencionar la molestia genital, pensaba y pensaba en qué coño podía hacer sin dinero y sin tener los huevos de contarle a alguien lo que me había pasado, alquile internet cerca de mi casa y busque información sobre enfermedades de transmisión sexual y sobre el VIH, leí muchas webs y trate de comparar mis síntomas con la información que encontraba, al parecer halle y me auto diagnostique una uretritis gonocócica: una infección genital muy cercana a la gonorrea producto de la penetración anal sin protección, ahora necesitaba dinero para auto medicarme y rogar no se a quien que todo resulte bien y me cure esa maldita infección, tras una semana de tomar las capsulas el dolor, las secreciones y las molestias cesaron, pero lo que no calcule fue que no habría ninguna medicina que me cure la arrechura que me invadía y dominaba cada vez que estaba ebrio, duro o stone y me hacia caminar en las madrugadas cada fin de semana hasta esas calles donde arrechísimo y sin pensar en nada buscaba las lascivas caricias dentro del pantalón, las callejeras mamadas arriesgándome a ser robado, infectado y quien sabe que mas.

No hay nada que hacer: “quien cae en la mostaza jamás sale”... pero así somos felices.



Gale
2008



14 comentarios:

  1. PUTA MADRE EFECTIVAMENTE ES CIERTO TE RETIRAS Y VUELVES A CAER SE LOS DICE UN MEDICO MOSTACERO QUE RECORRIA LAS CALLES DE DAVALOS LISON QUILCA BUSCANDO PLACER NUNCA ME FOLLE UN CABRO PERO SI ME LA PAJEARON Y ME LA MAMARON MUCHOS CUIDENSE SIEMPRE Y USEN CONDON QUE UNA MALA BORRACHERA PUEDE COSTARLES LA VIDA QUERIDOS COKLEGAS ATTE SU FIEL SERVIDOR MEDICO INFECTOLOGO

    ResponderEliminar
  2. Buen post mi bro... ke decir cada uno , una historia.. man no seria malo coordinar una salida en caceria ...ke dia podria ser.

    ResponderEliminar
  3. si podria ser para cuidarnos de los choros avisen pzz
    drricardoresidente@hotmail.com cuidense amigoa libbis

    ResponderEliminar
  4. lastima que "gale" falleciera hace un par de años, no de vih, sino por causas naturales... gran amigo y compañero de universidad...

    ResponderEliminar
  5. Mi mas sentido pesame vro no lo sabia. Bueno un buen relato... debio ser una gran persona.

    ResponderEliminar
  6. Los entiendo a todos Uds. Pero hay que tener mucho cuidado con hacer el sexo anal sin proteccion ya que puede darte la uretritis gonocócica: y eso es jodido, gracias.

    ResponderEliminar
  7. Eso de estar mostaceándose con brocas es lo PEOR que se puede hacer. Si de todas formas van a chocar con tracas mejor usen "ponchito" y evítense molestias y dramas...

    ResponderEliminar
  8. Quien no se ha tirado a un cabrito no sabe lo que se pierde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad,habia un mariconcito muy bonito de ojos verdes que trabajaba en una farmacia cerca de mi casa. Me coquetaba cada vez que iba y me daba verguenza pero me gustaba.Con miedo lo espere una vez a la salida de su trabajo y nos fuimos a un parque y lo hice feliz pero yo estaba nervioso.Despues fue mejor porque nos conseguimos un sitio intimo donde se vestia de mujercita especialmente para mi y gozamos bien rico.

      Eliminar
  9. el mostacero que no se ha dejado voltear no sabe lo que se pierde

    ResponderEliminar
  10. Hola lo mismo me paso a mi paso a mi yo perdi mi virginidad si se puede llamara en hombre tirandome a un travesti en la avenida la molina si nos cuidamos pero a pesar de todo siempre tuve una sco pero no puedo negear que hay momentos en lso que mi cuerpo es casi como una droga me pide volver hacia alli , saludos y usen condon gente !!!
    Jamiroquai

    ResponderEliminar
  11. muy buen relato, y la verdad es q la mayoria de esos tv estan quemados, y si no pueden con su genio usen forro muchachos.

    ResponderEliminar
  12. que buen relato, tambien perdi mi virginidad con una travesti, varios años despues me hace acordar mis inicios, a etas alturas ya voy a las discos jjajajaa a vacilar bien.

    ResponderEliminar